Qué fácil era en la Corpo (?)

Definitivamente era más fácil trabajar en “La Corpo” (como suelo decirle a mi antiguo trabajo en una multinacional petrolera).

Era más tener un sueldo fijo a fin de mes pase lo que pase. Era más fácil que alguien te diga que hacer, y que te diga si lo hiciste bien o mal.
Era más fácil poner excusas para no ir cuando no tenía ganas (o llovia!)
Era más fácil que el resultado final de tu trabajo poco te afecte personalmente. Que llegue el fin de semana y dejes todo “en la oficina”.
Era más fácil que alguien te enseñe como hacer las cosas y no pensar tanto.

También me era más difícil dormir, sabiendo que no estaba haciendo lo que me apasionaba, sabiendo que podía dar muchísimo más que lo que daba. Me era cada vez más difícil esconder lo que sentía y cómo me sentía encerrada en una oficina. Encerrada. Usando ropa que no era mi ropa; cumpliendo reglas que no eran mis reglas. Me era tan difícil tener tiempo para conocerme, para conocer mi vocación, para escucharme… que ni siquiera sabía cuánto lo necesitaba.

Y haciendo balances y pensando y meditando y sintiendo me doy cuenta que prefiero toda la vida esta vida.

  • Que prefiero la incertidumbre (aunque me cueste horrores y aunque las cosas no dependan de mi) si sé que esto me va a llevar a conocer gente, ideas y culturas nuevas todo el tiempo. 
  • Prefiero que nadie me enseñe si puedo aprender con la experiencia (aunque me tenga que golpear la cabeza con la realidad todos los días).
  • Prefiero no poner excusas porque quiero con todo mi corazón, pasar todo el día trabajando.
  • Prefiero pensar y crear de la nada cosas que no existían.
  • Prefiero elegir a mis compañeros de trabajo y que sean mi familia y mis amigos.

Prefiero esto. Prefiero emprender. Prefiero Caravan. Aunque, de vez en cuando, extrañe mucho (MUCHO) que todo sea fácil.

Este tema de mi banda preferida (NTVG) resume bastante bien lo que siento:

Mi sueño es la fina mezcla, entre la risa y el llanto
Donde mantener la calma, para gritar cada tanto 
Aunque a veces no lo logre, Voy a seguir intentando encontrar
El equilibrio o por lo menos no voy a dejar de buscar. 

No vi partir a mi abuelo y si, vi llegar a mi hijo, me vi,
Rompiéndome el alma por situaciones que yo mismo elijo sentir, 
El hielo de la muerte, y el calor del pleno invierno,
Perdí el miedo a la distancia de lo malo y de lo bueno, 

Es privilegio del ser humano, saber que nada pero nada fue en vano,
Porque solo es privilegio del ser humano,
Saber que nada pero nada fue en vano, 
Porque solo es privilegio del ser humano… 

Hay que saber aceptar que existen los días magros,
Porque son el contrapeso de los que traen milagros. 

Ahora yo disfruto el verme parado,
Es solo porque supe soportar estar arrodillado 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s